¿Qué es una cura de sueño? Cuando el sueño cura

Por Listindiario

Cuando una persona pasa por una situación extremadamente traumática, no tanto situaciones inducidas por la naturaleza como terremotos o huracanes, sino relacionadas con otros seres humanos como atracos, crímenes, asaltos, presenciar una explosión, vivir un ataque terrorista o estar en un avión en peligro, es posible que amerite una cura de sueño.

Luis Montalvo Arzeno, psiquiatra y director de la Unidad de Salud Mental de Cedimat, explica que en psiquiatría se conoce como cura de sueño el procedimiento mediante el cual se induce al sueño por varios días a un paciente luego de una situación traumática para tratar de normalizar su sistema nervioso autónomo.

El sistema nervioso autónomo, en situación de alto estrés, se activa a niveles incontrolables, pues es el que tiene que ver con el sistema de alarma del organismo. “En un sistema sano todo se mantiene en orden, pero en esas situaciones, lo que presenciamos está fuera del alcance de nuestro control y el sistema autónomo se sobrecarga y activa exageradamente por la sensación de impotencia”, dice. Se puede medicar al paciente dormido.

En la medida en que la situación es grave, la impotencia genera una sobrecarga y la adrenalina y noradrenalina se rebosan a niveles tóxicos para el cuerpo. Para normalizar a esta persona antes de trabajar con la parte cognitiva, se le pone a dormir durante algunos días, informa el galeno.

La cura de sueño es útil en pacientes que han intentado el suicidio y en cuadros psicóticos graves que alteran la personalidad del individuo. Es considerada la “terapia intensiva” de la psiquiatría, pues es un tratamiento profundo que permite medicar al paciente mientras duerme.

La cura de sueño exige supervisión

La cura de sueño no es un sueño permanente o continuo por varios días, no se trata de una hibernación, pues el individuo tiene momentos en los que está entre el sueño y la vigilia y entonces se levanta a hacer sus necesidades, ingerir alimentos y líquidos en gran cantidad. Además, se le suministran las vitaminas que requiere, sobre todo del complejo B.

El tratamiento suele demorar de seis a siete días porque en ese tiempo “se supone que el sistema nervioso autónomo se ha estabilizado; ya el individuo no está durmiendo porque ha logrado un control y una parte decisiva: que empiece a ver la experiencia traumática como parte del pasado”, explica Luis Montalvo Arzeno, psiquiatra y director de la Unidad de Salud Mental de Cedimat.

Otros casos más allá de las víctimas de situaciones traumáticas, la cura de sueño es efectiva también en pacientes que han intentado suicidarse. Según el psiquiatra, esos pacientes necesitan aislarse del entorno y de sí mismos, salir de circulación y hacer un receso de ellos mismos. Entonces se les pone a dormir, y mientras duermen se les aplican las terapias apropiadas. Este tratamiento es para intentos serios de suicidio tras los cuales la persona está en shock y si la dejan vuelve a intentarlo.

Durante el sueño inducido que la persona experimenta, se le suministran antidepresivos, anti psicóticos, si se entiende pertinente, y una terapia que también se recomienda que es el tratamiento electro convulsivo.

“Otros casos en que se aplica la cura de sueño es en pacientes con cuadros de psicosis severa, pacientes que alucinan, deliran, muestran agresividad, están irritables, agitados y han perdido el control de su propio yo, autodirección”, dice Montalvo Arzeno.

Estos pacientes tienen sobreactivación de adrenalina y noradrenalina, pero también de dopamina, sustancia que pasa por la vía mesolímbica. Los medicamentos Montalvo Arzeno refiere que para la cura de sueño se suelen emplear medicamentos clásicos que producen sueño, sobre todo tranquilizantes como las benzodiazepinas, entre ellas diazepam, alprazolam y clonazepam.

Para pacientes psicóticos se añaden además medicamentos anti psicóticos que se usan mientras el individuo duerme. Los anti psicóticos usados hoy día son los atípicos, como la quetiapina y la olanzapina, que en adición también producen sueño. Con esto se modula la dopamina que produce los delirios y alucinaciones, y cuando el individuo despierta a los seis o siete días, su sistema autónomo está moderado y los síntomas psicóticos que lo perturban se han aplacado pudiendo pasar a otras terapias.

De importancia “No se trata de dormir por dormir, a pacientes psiquiátricos se les aplican medicamentos anti psicóticos e hipnóticos, que trabajan mejor durante el sueño”, comenta el galeno. La familia podría pensar que a la persona no se le está haciendo nada, pero realmente está en “cuidados intensivos psiquiátricos”, y lleva una especie de camisa de fuerza farmacológica.

El médico sugiere que la cura de sueño se haga en un centro especializado porque dependiendo de la edad del paciente y su condición de salud, requerirá monitoreo permanente del personal de enfermería y del médico tratante, que debe estar pendiente una o dos veces al día al menos, y eso sólo es posible en una clínica.

Seguimiento médico para males agregados:

  • Si se tratara de un paciente con complicaciones cardiológicas de base, debe tener al lado a un cardiólogo para seguimiento; si tiene problemas respiratorios debe asistirlo un internista o neumólogo.
  • Si se trata de un diabético, necesita del monitoreo de un endocrinólogo por si sufriera una descompensación diabética durante el sueño, y si es un paciente renal, debe tener un nefrólogo al lado. “Por otras razones médicas preexistentes, es vital que en la cura de sueño esté cerca el médico de familia, para detectar cualquier cosa”, advierte el médico.

Comenta que si el paciente es sano, puede darse el caso de que le atiendan en casa, pero con una enfermera eficiente junto a él y con su médico. Eso sí, debe tratarse de un paciente súper sano para que no haya riesgo.

viagra online || comprar cialis original