Pautas para la familia en sus relaciones con un miembro TLP

Español: Inicio > Documentación > Artículos  – Català: Inici > Documentació > Articles


John G. Gunderson. Trastorno límite de la personalidad, Guía clínica. Aula Médica, 2009 (p. 218, 219). 

Objetivo: ir despacio

1. Recuerde que el cambi es difícil de conseguir y está sembrado de temores. Sea cauto a la hora de decir que se ha logrado “un enorme progreso” y al utilizar expresiones reconfortantes del tipo “puedes hacerlo”. El reconocimiento del “proceso” suscita miedo al abandono.

2. Rebaje sus expectativas. Establezca objetivos realistas que se puedan alcanzar. Resuelva los grandes problemas paso a paso. Trabaje en una sola cosa a la vez. Los grandes objetivos o los objetivos a largo plazo conducen al desánimo y al fracaso.

Ambiente familiar: mantenga las cosas calmadas

3. Mantenga las cosas tranquilas y calmadas. Las apreciaciones son normales. Atenúelas. El desacuerdo es normal. Atanúelo también.

4. Mantenga las rutinas familiares tanto como sea posible. Mantengase en contacto con la família y los amigos. En la vida hay otras cosas además de los problemas, por lo tanto, no renuncie a los buenos momentos.

5. Encuentre tiempo para hablar. Las conversaciones sobre temas triviales o neutrales resultan útiles. Programe los momentos para hacerlo si es necesario.

Gestión de la crisis: preste atención, pero conserve la calma

6. No se ponga a la defensiva ante las acusaciones y las críticas. Aunque sean injustas, diga lo mínimo y no discuta. Permita que le hieran. Admita lo que las críticas puedan tener de ciertas.

7. Las amenazas o actos autodestructivos requieren atención. No los ignore. No se asuste. Es bueno saberlo. No tenga secretos para este tema. Hable sobre ello abiertamente con el miembro TLP de su familia y asegúrese de que los profesionales conocen el problema.

8. Escuche. Las personas necesitan que se tengan en cuenta sus sentimientos. No diga “¡eso no es así!”. No intente que los sentimientos desaparezcan. Es bueno utilizar las palabras para expresar miedo, soledad, inadecuación, ira o cualquier necesidad. Es mejor expresar los sentimientos mediante la palabra que llevarlos a la acción.

Resolución de problemas: colabore y sea coherente

9. A la hora de resolver los problemas de un miembro de la familia, siempre: a) Implique al miembro de la familia en identificar lo que es necesario hacer; b) Pregunte si la persona puede “hacer” lo que es necesario para solucionarlo; c) Pregunte si la persona desea que sea usted quien se encargue de “hacer” lo que es necesario.

10. Los miembros de la familia necesitan actuar de manera concertada. La incoherencia en la actuación parental alimenta conflictos familiares graves. Desarrolle estrategias que todos puedan seguir.

11. Si usted tiene dudas sobre la medicación o las intervenciones del terapeuta, asegúrese de que tanto su familiar como el terapeuta o clínico estén al corriente. Si usted se encarga de la parte financiera, tiene derecho a expresar sus preocupaciones al terapeuta o clínico.

Establecimiento de límites: sea directo pero tenga cuidado

12. Establezca los límites marcando hasta dónde llega su tolerancia. Haga saber sus expectativas en un lenguaje simple y claro. Todos deben saber lo que se espera de ellos.

13. No proteja a los miembros de su familia de las consecuencias naturales de sus actos. Déjeles que aprendan de la realidad. Suele ser necesario darse algunos “porrazos”.

14. No tolere el tratamiento ofensivo como rabietas, amenazas, golpes y escupitajos. Márchese y vuelva más tarde para discutir el problema.

15. Sea cauto a la hora de amenazar o dar ultimátumes. Son el último recurso. No utilice las amenazas y ultimátumes como medio para convencer a los demás de que cambien. Emplee amenazas sólo cuendo pueda cumplirlas y esté dispuesto a hacerlo. Deje que los demás -incluyendo los profesionales- le ayuden a decidir cuándo emplearlas.